Para El Gobierno Cubano, Los Cuentapropistas Son Criminales Peligrosos

cuentapropistas, Cuba Contacto

El gobierno cubano ha enviado escuadrones militares y policías para poner fin a un repunte en la venta de bienes en el mercado negro en medio de la pandemia, pero parece probable que la respuesta solo criminalice a los ciudadanos en difíciles situaciones económicas.

A principios de agosto, más de 3.000 grupos del ejército, la policía y funcionarios gubernamentales fueron enviados a todo el país para evitar que los cuentapropistas o “acaparadores” compren bienes esenciales en cantidades que excedan los límites establecidos por el estado y luego los revendan al público a precios inflados, el primer ministro cubano Manuel Marrero dijo durante una entrevista televisiva.

Los escuadrones buscarán evitar la reventa en tiendas, centros comerciales, farmacias y ferreterías específicas, así como en vendedores en línea, aunque se han dado pocos detalles sobre las acciones que tomarán. Recientemente, los medios de comunicación estatales han intensificado el lenguaje agresivo para representar a los revendedores como enemigos del pueblo, diciendo que ellos “no son humanos” e insistiendo en que deben ser “sacados de las calles”.

En julio, surgieron informes de cuentapropistas arrestados y juzgados rápidamente. Si bien la mayoría recibió fuertes multas, un anciano en la provincia occidental de Matanzas fue encarcelado por revender 100 tornillos, informó Diario de Cuba.

Aunque Cuba ha tenido durante mucho tiempo un próspero mercado negro, los precios de los alimentos, los artículos de limpieza y la ropa se han disparado durante la pandemia en medio de la escasez. Una investigación de CubaNet reveló cómo los revendedores, que se unen a filas que pueden durar horas en tiendas específicas, compran más artículos que el límite legal. Luego los venden, principalmente en línea, a través de aplicaciones de mensajería como Facebook Messenger, WhatsApp y Telegram. Facebook Messenger es la aplicación más popular debido a que los usuarios no necesitan ingresar un número de teléfono que podría ser rastreado por las autoridades.

Desde el año pasado, el gobierno aprobó una serie de medidas para restringir las existencias de productos esenciales que corren el riesgo de agotarse debido al empeoramiento de la crisis económica del país. Los controles de precios se impusieron en septiembre de 2019. En abril, debido a la pandemia, se cerraron los mercados al aire libre y cada comprador se limitó a comprar dos de cada tipo de artículo en las tiendas estatales, informó CubaNet.

Pero la escasez en las tiendas obligatorias del gobierno solo ha exacerbado la reventa. A finales de julio, surgieron informes de tiendas que se estaban quedando sin productos básicos como pollo y jabón. Algunos se quedaron con poco más que yogur.

Comprar productos en el mercado negro, incluso a precios muy inflados, se ha convertido esencialmente en un medio de supervivencia para muchos cubanos, según CubaNet.

La represión del gobierno contra el mercado negro cubano es preocupante por dos razones principales.

Primero, los revendedores y quienes les compran no son delincuentes que buscan socavar el modelo económico de la isla. Simplemente están tratando de sobrevivir en tiempos difíciles.

“No son acaparadores. Son personas que hacen esto porque no tienen otra opción económica. Suelen ser madres solteras desempleadas, que pueden dedicar su tiempo a buscar productos en varios comercios… no están sentadas en productos esperando que suba el precio, necesitan dinero para invertir nuevamente ”, Laura Rodríguez, la periodista que lideró la investigación de CubaNet  dijo a Cuba Contacto.

VER TAMBIÉN: Economía hundiéndose, Cuba lanza algunas reformas demoradas


César Mendoza, un experto en Cuba del Instituto de Informes de Guerra y Paz (IWPR), agregó que la visión de los acaparadores que limpian las tiendas es inexacta porque los individuos no tienen la capacidad financiera para hacerlo. “No están comprando miles de artículos, solo cuatro o cinco para luego revenderlos en el mercado negro”, dijo a InSight Crime.

Tampoco está claro qué ruta alternativa el gobierno desea que tome la gente. Los residentes de la isla esperan en filas interminables en las tiendas del gobierno solo para encontrar estantes vacíos. Las tiendas en línea creadas por las autoridades también se han quedado sin productos, cuando eran accesibles.

“Si el gobierno no es capaz de establecer una red de ventas, este mercado ilegal lo ha hecho”, dijo Rodríguez.

En segundo lugar, Cuba tiene una preocupante historia de violencia vinculada a “brigadas de respuesta rápida” compuestas por policías, militares y otras fuerzas gubernamentales. Desplegadas por primera vez en la década de 1990 por el difunto ex presidente Fidel Castro para reprimir a la oposición política, las brigadas continúan utilizándose en la actualidad y se han relacionado con la violencia contra los manifestantes y la destrucción de propiedades.

Estas brigadas de respuesta rápida, según algunos analistas, son los antepasados ​​de los “colectivos” en Venezuela. Estos grupos civiles armados han actuado como escuadrones paramilitares en defensa del régimen del presidente Nicolás Maduro, y también han sido vinculados a homicidios, secuestros, extorsiones y narcotráfico.

Total
1
Shares
Total
1
Share